Vida sean saludables

Con el fin de mantener una buena salud, tenemos que centrarnos en que la dieta y el estilo de vida sean saludables. En pocas palabras, un estilo de vida saludable se basa en tres elementos: la variación de los alimentos y comidas, una ingesta energética equilibrada y suficiente actividad física para prevenir el aumento de peso. Una dieta saludable incluye una amplia ingesta de frutas y verduras, una ingesta equilibrada de hidratos de carbono, grasas y proteínas, y evitar el alto consumo de sal, hidratos de carbono, grasas saturadas y grasas trans.

El riesgo del sobrepeso

El control del peso es fundamental para el bienestar general y la salud. El riesgo del sobrepeso es una de las preocupaciones relacionadas con la cantidad total de grasa en los alimentos. Estudios recientes indican que la restricción calórica, más que la restricción de macronutrientes, es el factor determinante de la pérdida de peso (Mozaffarian 2011).

La Consulta de expertos sobre los carbohidratos en la nutrición humana (1997, FAO/OMS) indicó que el exceso de calorías tiene las mismas consecuencias, independientemente de si son proporcionadas por los hidratos de carbono, las proteínas, las grasas o el alcohol (FAO 2007). Para garantizar efectos duraderos, debería prestarse atención a mantener una dieta equilibrada, en lugar de centrarse en los componentes específicos de los alimentos, tales como el consumo de grasas. 

En definitiva

Una dieta sana y equilibrada se basa en la variedad y la moderación. Los alimentos ricos en grasas saturadas requieren un consumo moderado. Desde un punto de vista nutricional, la sustitución del aceite de palma con otras grasas y aceites en los alimentos puede conducir a efectos favorables y desfavorables. Los niveles de consumo actuales de aceite de palma, como sugieren los datos de Francia, no deben plantear una preocupación particular.

La sustitución del aceite de palma con otros aceites vegetales o grasas animales requerirá el uso de más tierras para el tonelaje equivalente. Esto puede resultar contraproducente para el medio ambiente. Desde el punto de vista medioambiental, es importante centrarse en la producción sostenible del aceite de palma.

Si logramos producir y adquirir aceite de palma de forma responsable, el aceite de palma puede responder en gran medida el crecimiento previsto de la demanda mundial de grasas y aceites.

CALENDAR EVENTS