Producción del aceite de palma

El árbol de la palma aceitera es el cultivo oleaginoso más eficiente en términos de aprovechamiento del terreno. Cuenta con el rendimiento más alto en comparación con otros cultivos de aceite por hectárea de terreno. Cuando los árboles de palma aceitera tienen de tres a cuatro años de edad, se cosechan sus frutos.

La producción mundial de aceite de palma ha aumentado de 15,2 millones de toneladas en 1995 a 62,6 millones de toneladas en 2015. Este es el mayor volumen de producción de todos los aceites vegetales, superando el segundo mayor cultivo de semillas oleaginosas en más de 10 millones de toneladas. Este volumen se produce principalmente en Indonesia (53 por ciento) y Malasia (32 por ciento). También se ha registrado un marcado aumento en la producción de aceite de palma en otras partes del mundo. La mayor parte del volumen adicional se genera en el sur y centro de América (3,4 millones de toneladas), Tailandia (1,8 millones de toneladas) y África Occidental (2,4 millones de toneladas).

 

Entre los principales cultivos de semillas oleaginosas, el aceite de palma representa el menor porcentaje (6,6 por ciento) de todo el terreno cultivado de aceites y grasas a nivel mundial, pero produce el mayor porcentaje (38,7 por ciento) de la producción total. Utiliza menos de la mitad del terreno que requieren otros cultivos (como el aceite de girasol, soja o colza) para producir la misma cantidad de aceite.

A pesar de estas ventajas, el impacto de las palmas aceiteras cultivadas en áreas de altos valores de conservación, turberas y bosques tropicales antiguos, son cuestiones que deben abordarse adecuadamente. La producción y el uso sostenibles del aceite de palma ayudarán a mantener o mejorar los valores biológicos, ecológicos y sociales en los países de origen.