PARTE DE UNA DIETA EQUILIBRADA

Todo el mundo necesita grasa en su dieta. La grasa es una fuente de energía y algunos de sus ácidos grasos esenciales constituyen los bloques de construcción esenciales para las células del cuerpo. Las grasas también ayudan al organismo a absorber las vitaminas A, D, E y K. No toda la grasa que se almacena en el cuerpo se origina a partir de la grasa en la dieta. También la puede producir el propio organismo a partir de los hidratos de carbono y el alcohol.

RECOMENDACIONES ACERCA DE LAS GRASAS

Las grasas son una fuente de energía esencial para el cuerpo, junto con los hidratos de carbono y las proteínas. Para lograr una dieta saludable, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) aconseja que un mínimo del 20 por ciento y un máximo del 35 por ciento de la ingesta energética diaria provengan de las grasas (EFSA 2010). Las directrices de 2010 de la Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO-OMS 2010) realizan recomendaciones similares de que un mínimo del 15 por ciento y un máximo del 35 por ciento de la ingesta energética diaria provengan de las grasas.