Parte de una dieta equilibrada

Todo el mundo necesita grasa en su dieta. La grasa es una fuente de energía y algunos de sus ácidos grasos esenciales constituyen los bloques de construcción esenciales para las células del cuerpo. Las grasas también ayudan al organismo a absorber las vitaminas A, D, E y K. No toda la grasa que se almacena en el cuerpo se origina a partir de la grasa en la dieta. También la puede producir el propio organismo a partir de los hidratos de carbono y el alcohol. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que del 15 al 35% de nuestro consumo de energía provenga de las grasas.

Recomendaciones

Las grasas se incluyen en la dieta como parte de la ingesta de macronutrientes, junto con los hidratos de carbono y las proteínas. Para lograr una dieta saludable, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) aconseja que un mínimo del 20 por ciento y un máximo del 35 por ciento de la ingesta energética diaria provengan de las grasas (EFSA 2010). Las directrices de 2010 de la Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO-OMS 2010) hacen recomendaciones similares de que un mínimo del 15 por ciento y un máximo del 35 por ciento de la ingesta energética diaria provengan de las grasas. En la tabla más abajo se mencionan las recomendaciones de la OMS sobre la ingesta de grasa por parte de adultos sanos como % de la aportación de energía.