Beneficios del uso del aceite de palma

Los aceites y las grasas desempeñan muchas funciones en los alimentos que comemos. En los productos alimenticios, el aceite de palma se combina a menudo con otros aceites y grasas, que en conjunto determinan la composición de ácidos grasos y la funcionalidad del producto final. El aceite de palma ofrece beneficios versátiles y funcionales. Sus principales ventajas son:

  • Estabilidad a altas temperaturas de cocinado: el aceite de palma mantiene sus características incluso a altas temperaturas. Se comporta mejor a altas temperaturas que algunos otros aceites y grasas.
  • Alta estabilidad en el tiempo: aumenta el tiempo de conservación del producto alimenticio debido a la estabilidad del aceite de palma. Los productos que contienen aceite de palma mantienen sus sabores y estructura, tal como la característica de crujiente, durante más tiempo.
  • Sabor y olor neutros: el aceite de palma se puede utilizar en muchos alimentos distintos sin afectar su sabor u olor.
  • Estado sólido o semisólido a temperatura ambiente: las propiedades físicas y químicas de ciertos productos alimenticios requieren un contenido de sólidos superior, que es el resultado de la presencia de grasa saturada; por ejemplo, la margarina sin grasa saturada sería líquida a temperatura ambiente.
  • Textura suave y cremosa: el aceite de palma es una solución muy adecuada para aumentar la solidez y mejorar la consistencia del producto. Los productos alimenticios con aceite de palma producen una excelente sensación en la boca, atendiendo las exigencias específicas de diferentes productos. Por ejemplo, el aceite de palma es responsable de la textura suave y cremosa, así como de la facilidad de untarse, de la margarina y las cremas de chocolate, o de la textura crujiente y frescura de las galletas y los croissants.

Alternativa a las grasas trans

Una de las razones del incremento del uso del aceite de palma en la industria alimentaria en los años noventa es el abandono del uso de grasas trans no saludables. Debido a que el aceite de palma es suave y estable de forma natural, es un buen sustituto de la grasa parcialmente hidrogenada que contiene ácidos grasos trans. Como la mayoría de los aceites naturales de semillas, el aceite de palma contiene solo cantidades muy pequeñas de grasas trans (<1 por ciento). En muchas aplicaciones alimentarias, el uso de aceite de palma y fracciones de aceite de palma ha sido fundamental en la reducción de los niveles de grasas trans. La reducción con éxito de ácidos grasos trans en la margarina por ejemplo, ha sido predominantemente el resultado de la utilización de combinaciones específicas de aceite de palma y aceites líquidos.