El aceite de palma sostenible

Las palmas de aceite se cultivan tanto en plantaciones a gran escala como en granjas de agricultura familiar a pequeña escala. El reto de su cultivo sostenible es doble: lograr los rendimientos más altos con el menor impacto posible en la naturaleza. Como resultado del crecimiento demográfico y la prosperidad en países como China e India, la demanda de aceite de palma sigue creciendo con fuerza. Se espera que la producción de aceite de palma crezca en más de un 25 por ciento para el año 2020 alcanzando un nivel mundial de más de 68 millones de toneladas. En la mayoría de los países productores, el comercio de aceite de palma tiene el potencial de contribuir de manera significativa al crecimiento económico y a la reducción de la pobreza.

El enfoque a largo plazo

Con este aumento mundial de la demanda de aceite de palma, las extensiones de tierra dedicadas al cultivo de la palma de aceite se están expandiendo rápidamente. El reto es asegurar que la expansión se lleva a cabo de manera sostenible, con respeto por las personas y la naturaleza de los países que representan algunas de las regiones de mayor biodiversidad del planeta. La deforestación y la disminución de las reservas de carbono (áreas que conservan una gran cantidad de carbono) constituyen problemas graves. Si no se gestionan adecuadamente, las producciones de aceite de palma a gran escala pueden afectar negativamente a nuestra valiosa naturaleza, provocar violaciones de los derechos territoriales de la población local y conducir a un uso excesivo de los pesticidas.

El aceite de palma sostenible

En respuesta a la necesidad urgente y apremiante de abordar estas inquietudes y satisfacer la demanda mundial de aceite de palma producido de forma sostenible, se unieron en 2004 un grupo de empresas y organizaciones no gubernamentales. Establecieron la primera norma de sostenibilidad para certificar la producción y el uso de aceite de palma sostenible y fundaron la Mesa Redonda sobre Aceite de Palma Sostenible (RSPO).

Mesa Redonda sobre Aceite de Palma Sostenible (RSPO)

RSPO es una asociación sin ánimo de lucro que reúne a las partes interesadas de siete sectores de la industria del aceite de palma: los productores de aceite de palma, los procesadores o comerciantes de aceite de palma, los fabricantes de bienes de consumo, los distribuidores, los bancos e inversores, las ONG medioambientales y de conservación de la naturaleza y las ONG sociales o de desarrollo.

Mediante un diálogo abierto e intenso entre sus siete grupos de partes interesadas, RSPO ha desarrollado una norma mundial para el aceite de palma sostenible conocida como los Principios y Criterios de RSPO (P&C). Actualmente RSPO tiene 1.600 miembros en más de 72 países y cuentas de aceite de palma sostenible certificado por RSPO correspondientes al 18 por ciento de la producción mundial de aceite de palma. Muchos refinadores, fabricantes de bienes de consumo y minoristas europeos son miembros de la RSPO. Un creciente número de miembros se han comprometido a usar un 100 por ciento de aceite de palma sostenible certificado. La producción de aceite de palma sostenible certificado ha aumentado considerablemente durante los últimos años, así como su consumo.

 

Beneficios del aceite de palma sostenible certificado

Los resultados de un estudio internacional realizado por la American Oil Chemists Society entre los 9 principales productores de aceite de palma sostenible certificado por RSPO, identificaron varios beneficios de la certificación RSPO y así de las buenas prácticas ambientales y socialmente responsables. Entre los beneficios más importantes se encuentran la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, una mejor gestión de los residuos, un menor uso de los pesticidas, un mejor cumplimiento de los requisitos normativos, la reducción de los accidentes laborales y una mayor productividad.